La vida es como el tetris,
al final las piezas nunca encajan.
El Baúl de los Recuerdos
<Diciembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
             


Los Archivos de Papelera
Nuestras lágrimas en la lluvia se perdieron aquí.


La Mascota Papelera


Esta es Deinococcus Radiodurans, nuestra simpática mascota. En caso de una guerra termonuclear total ella sería la única superviviente, y sería su triste cometido repoblar el planeta. Dejale algún mensaje de amor y cariño.


I want to believe


Logo oficial de la plataforma "I want to believe", cuyo objetivo es ayudar a los becarios y estudiantes de doctorando dándoles apoyo moral de todo tipo. Sí, amigos, hay luz al final del tunel, y no siempre se trata del tren que viene a arrollarnos.


Acertijo Papelera
Él empezó negociando con los Pawnee, y su amigo tuvo una vez una flecha tres años clavada en la espalda, hasta que se la quitaron sin anestesia. Sin embargo, hacia 1843, juntos, y sin ellos saberlo, faltaría más, hicieron algo que ayudó a configurar el actual mapa de su joven país. ¿Qué fue lo que hicieron, y a qué favoreció?
Pincha aquí.


Categorías
  • Ciencia
  • Ciencia Pop
  • Cine
  • Cultura Ph.D.
  • Curiosidades
  • Física
  • Inclasificables
  • Juegos
  • Música
  • Personal
  • Política
  • Relatos
  • Rompecabezas
  • Teología
  • Tochacos
  • Viajes


  • Documentos
    Ya iremos poniendo algo por aquí.
  • Papelera


  • Contacto
    correopapelera (en gmail.com)


    Papelera te recomienda
    Ph.D. Comics
    Tractatus Logico-Randomus
    Las Historias de Larsis von Laris


    Blogs que leer

    > Ciencia, Ciencia Pop y Cultura Ph.D. <
    BK2
    No estoy perdido
    Sala becarios
    Puto Becario
    Pseudópodo
    Juan de Mairena
    Evolucionarios
    Mewt
    Omnis scientia
    The german experience

    > Humor <
    Gorkalimotxo
    Poeta Maldito
    Weblocke

    > Lágrimas en la Lluvia <
    Jaime Noguera (uno de los tentáculos del biopoder)
    El Limonero Astronauta (esto sí que es el fin de internet)
    Repera, el rincón de Herr Spock
    La Cosa Húmeda
    Pasión Pulp
    El Lolaberinto
    Erizo Azul (inactivo)
    Pjorge
    Yogur Griego


    Enlaces

    > Humor <
    Poeta Maldito
    Esponjiforme
    Mundo Cruel

    > Star Trek <
    Star Trek


    Blogalia

    Blogalia
    Inicio > Historias > Últimos días de vacaciones y accidentada vuelta a Alemania (historias de mi oído interno, parte 2)
    > Últimos días de vacaciones y accidentada vuelta a Alemania (historias de mi oído interno, parte 2) <

    Empecemos por algunas diferencias entre la asistencia médica en España y Alemania. En España en general los medios son algo peores, pero los médicos parecen hacerte caso y tratarte como un ser humano. En Alemania tienen maquinitas para hacerte pruebas a cascoporro, pero el médico lo único que te dice es lo que tienes que hacer, y tú obedeces. No le parece que sea su problema explicarte por qué ese tratamiento, ni qué creen que tienes, ni nada.

    El día siguiente me encontraba algo mejor, lo que significa que podía estar de pié y no terminar vomitando a los pocos minutos. Eso sí, necesitaba de cierta ayuda para poder caminar, que Greibach me ofreció. En principio la consulta otorrinolaringológica en el hospital fue divertida, pero no me hicieron audiometría y confiaron en mi impresión subjetiva de que empezaba a escuchar. Lo cierto es que aún sin las maquinitas necesarias para hacer la audiometría, una simple prueba casera hubiera servido para comprobar que no oía prácticamente nada. Sólo se necesita el reproductor de mp3 y los cascos: tras ponerlo al máximo, lo único que podía escuchar era el martilleo producido por el ritmo de la música. Pero claro, con tanto jaleo eso lo hice al volver a casa.

    También pude comprobar lo increíblemente confuso que es oír por un único oído. Basta un poco de ruido de fondo para que no se pueda escuchar una conversación. En la calle estaba completamente desorientado: no sabía de donde venían los coches, y aparte se añadía la mencionada incapacidad de distinguir cada sonido claramente lo que agravaba la sensación de no saber dónde estaba.

    El segundo día tras el ataque la cosa empezó a ir mejor. Ya podía andar, aunque inseguro, y ahora sí comenzaba a escuchar algo. Pero claro, las vacaciones ya pasadas por agua. Y claro, me di cuenta de lo tremendamente ruidosa que es España, lo que se traducía en mi estado en mucha desorientación.

    Y finalmente, cuatro días después del ataque, a montarme en el avión y volver. Eso sí, prestando mucha atención por el camino, por la desorientación. Y cuando ya por la noche llegué a casa noté algo nuevo: un ligero pitido en el oído izquierdo. Luego, según fui recuperando oído, el pitido aumentó.

    Al día siguiente por la mañana fui al otorrino, le expliqué que ocurrió, y me hizo la audiometría. Un rato después vino preocupado a hablar conmigo: había perdido mucho oído, la recuperación tras cinco días había sido muy pequeña, y era necesario que hoy mismo fuera al Klinikum Aachen para que me ingresaran y me tratasen con medicación intravenosa. En fin, volví a casa, metí un par de mudas en la mochila, y partí para Aachen.

    2009-07-27, 14:18 | Número de nano-comentarios: 4 | Comenta aquí

    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://papelera.blogalia.com//trackbacks/63917

    Comentarios

    1
    De: Herr Spock Fecha: 2009-07-27 16:57

    La historia contada así da miedo, ahora mismo estoy nervioso, preocupado y asustado, pero no sé bien por qué.



    2
    De: Becario-E Fecha: 2009-07-28 13:16

    Ja, ja, pero si sabes como continua. Ya te lo conté en el google talk. Bueno, ¿qué te pareció lo del Star Trekking?



    3
    De: Nfer Fecha: 2009-07-28 14:43

    Hola,
    te escribo desde Argentina, y evito agobiarte con el amplio espectro de asistencias médicas que tenemos (¿tenemos?), divididas básicamente en "públicas" y "privadas".
    Tanto hay médicos que nos tratan como personas como otros que luego de pasarnos por todas las máquinas habidas y por haber (poderoso caballero es don Dinero...) nos sueltan un diagnóstico sin oírnos...ni tocarnos (a veces es necesario).
    Pero algo no me "cierra": aquí no obedeces.
    Pagas o no pagas, según la situación que tengas, pero ningún médico puede obligarte: y si decidimos obedecer, debemos firmar un tocho de papeles donde absolvemos al médico y la institución de todo tipo de complicaciones derivadas del tratamiento...

    Espero que mejores,aquí un médico "de cabecera" o sea de los clínicos viejos, diría que tienes tinnitus
    http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/003043.htm
    y lo digo porque me pasó hace años.
    Como el viejo médico era de campo cuando hizo unas pocas pruebas, empezó por lo más sencillo: me colocó unas gotas en el oído y al día siguiente me "lavó" el oído con algo...era cera, y cuando salí casi me aturde el ruido de la calle, que era real, no como el zumbido o pitido que no me dejaba vivir.

    A que parece cosa del siglo pasado...o antes. Pero quizá te ayude, es mi sincero deseo.



    4
    De: Becario-E Fecha: 2009-07-28 17:00

    Lo de obedecer no era literal, claro está. Pero normalmente no te queda otro remedio. Y en efecto el pitido se llama tinnitus (o acúfeno en español, aunque sería más simple y sencillo llamarlo tínito). Lo que ocurre es que hay muchas causas posibles, y muy pocos casos donde sea curable al cien por cien.



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.226.113.250 (1e9255efab)
    Comentario
    ¿Cuánto es: mil + uno?


    © 2005 becariosfm